Daniel Daners: "El Frente Amplio refundó las bases del deporte en Uruguay"

Compartimos columna realizada por Daniel Daners, miembro de la Comisión Directiva de la NAP

“EL FRENTE AMPLIO REFUNDÓ LAS BASES DEL DEPORTE EN EL URUGUAY”

“El Frente Amplio refundó las bases del deporte en el Uruguay” , esa frase no la dijo un dirigente del gobierno, la pronunció en la Comisión de Deporte de la Cámara de Diputados su presidente, el diputado Fernando Amado (consta en actas).

Tiene razón, refundamos el deporte, lo rescatamos del olvido y del abandono al que lo sometieron los blancos y los colorados desde 1930. Un rápido repaso por alguna de las metas alcanzadas desde 2005 nos permitirá comprobar esta afirmación: concretamos la Universalización de la Educación Física Escolar; pasamos el Instituto Superior de Educación Física al ámbito de la UDELAR; convocamos y realizamos el Primer Congreso Nacional de Deporte; estructuramos, definimos y efectuamos la Primer Encuesta de Hábitos deportivos y actividad física; consolidamos los Juegos Deportivos de la Enseñanza Media; sostuvimos la participación en los Juegos Sudamericanos Escolares; recreamos las Plazas de Deportes con el modelo "Plazas Siglo 21"; le dimos financiación y funcionamiento a la Fundación Deporte Uruguay; durante 3 años trabajamos en el Primer Plan Nacional Integrado de Deporte; multiplicamos por 7,5 el presupuesto de la Dirección Nacional de Deporte; bajamos el sedentarismo poblacional de un 62% en 2005 a un 50% en 2013; fuimos los creadores de los Juegos Suramericanos de Playa; creamos los Programas Gol al Futuro, Knock Out a las Drogas y Revés a las Drogas; coordinamos las actividades culturales y deportivas en las playas a través de Uruguay A Toda Costa; potenciamos a la Organización Nacional de Futbol Infantil; participamos en organismos internacionales (CONSUDE, CADE, CID); por primera vez en la historia se becaron atletas para preparación de torneos internacionales y por primera vez todos los deportistas de la delegación uruguaya a los Juegos Sudamericanos recibieron un aporte monetario estatal, todos; realizamos la mayor inversión en infraestructura deportiva pública comunitaria de la historia; sancionamos la Ley de Promoción del Deporte; organizamos la Carrera 5K de la Mujer, tanto en Montevideo como en el interior; etc, etc, etc.

En definitiva, en esto sí tiene razón el diputado Amado: refundamos el deporte en el Uruguay.

Antes de continuar me detendré un momento para rebatir dos afirmaciones simplistas, recurrentes, escuchadas y repetidas hasta el hartazgo: que en el país no hay política deportiva (y en todo caso la "no política deportiva" ya sería una política) y que no hay apoyo estatal al deporte. Dos falsedades del porte del Estadio Centenario.

La primer afirmación, luego de la enumeración realizada algunos renglones más atrás no parece necesitar mayores comentarios, solamente afirmar que para quien sostiene eso encuentro dos alternativas: o miente a conciencia o no mira la realidad con atención y conocimiento de causa.

Para la segunda, el supuesto "no apoyo" del Estado al gobierno, y sin entrar a manejar números de los que no hay valoración precisa por la enorme cantidad de fuentes y por la dificultad en algunos casos de cuantificarlos, simplemente voy a decir que el Estado apoya al deporte a través de: exoneraciones impositivas y tributarias (a todos los clubes deportivos), de aportes de los entes y empresas (ANCAP, UTE, ANTEL, OSE, BSE, BROU Correos), del sistema educativo por atención directa de la actividad (Educación Física tanto en Primaria como en Secundaria), del sistema educativo por apoyo formativo (UTU, ISEF en la UDELAR), de los distintos ministerios con programas de ayuda, subvención o apoyo (MTOP, MSP, MIDES), de las intendencias departamentales, de la propia Dirección Nacional de Deporte (del MTyD) cuyo presupuesto genuino se multiplicó por 7,5 desde 2005 a 2014 en una clara intencionalidad de los gobiernos del Frente Amplio de sostener y desarrollar una política deportiva que jerarquice y desarrolle la actividad física, el deporte y la recreación en el país. Se me dirá que es insuficiente y yo digo que puede ser, pero que depende de lo que queremos apoyar, cuanto, como y donde, que depende de las metas a alcanzar, y sobre todo que depende de la realidad del país en términos generales porque la demanda es siempre mayor que los recursos en lo que a apoyos a políticas sociales públicas se refiere. En 2005 debimos empezar a remontar desde la nada, desde aquel 17,3% de educación física a nuestros niños. Hemos andado un largo trecho, queda mucho por recorrer, pero queda menos.

Por lo tanto, como sabemos que nos queda camino por andar es que no nos detendremos en lo realizado, que es mucho, porque aún tenemos muchos sueños por cumplir y aún debemos tomar decisiones importantes, estratégicas, de fondo. El Plan Nacional Integrado de Deporte (PNID) anteriormente mencionado, nos permite tener una guía de acción con mirada de largo plazo, formulado para el lapso 2012-2018. El trabajo sistemático, ordenado, de planificación estratégica es la única garantía de que las decisiones tienen sustento, los recursos se usan racionalmente y las metas son alcanzables.

En el próximo período determinaremos, siguiendo los lineamientos del PNID, los 8 o 10 deportes estratégicos a los que el Uruguay priorizará por sobre el resto (atendiendo a múltiples variables de decisión que ya están establecidas en el Plan); definiremos con precisión el alcance y las características del Sistema de Atención al Alto Rendimiento; impulsaremos con decisión, recursos y programas el aumento de las frecuencias de atención en Educación Física en el Sistema Educativo, mejorando y desarrollando su infraestructura específica; ordenaremos, sistematizando y centralizando las decisiones, todos los aportes que el Estado le brinda al deporte; definiremos el Plan Director de Infraestructura Deportiva; desde la perspectiva institucional deberemos jerarquizar al deporte llevándolo a obtener el justificado largamente rango ministerial; pasaremos la gestión del deporte comunitario al ámbito de los gobiernos locales, potenciándolos y sosteniéndolos.

Quedan tareas por acometer y profundizar.

Entre 2005 y 2014 refundamos el deporte y lo pusimos de pie, en el próximo período de gobierno lo desarrollaremos para que Uruguay ocupe, sosteniblemente, en el concierto internacional el lugar más destacado de la historia y para que la sociedad uruguaya logre abatir el sedentarismo y la exclusión de la práctica deportiva a niveles mínimos.

Quedan sueños por cumplir. Delo por hecho.

Fuente: Portal Uypress